Compartir en FB

 

 

 

 

DESENCUENTRO

Cerró sus ojos, cerró sus piernas. Fue de noche, alguien se encargó y la llevó en silencio.

El, la hubiese llorado, pero estaba en el revés de la escena, fumando algo, con ojos de vino, tratando de no pensarla.

 

Julio V. Altman